ARQUITECTURA DEL HIERRO EN MADRID: El Palacio de Cristal

En anteriores entradas hemos conocido algunos oficios tradiciones de Madrid. Hoy continuamos nuestro recorrido y nuestras miradas en su arquitectura. En esta ocasión vamos a visitar un edificio singular dentro de uno de los parques históricos y paisajísticos de nuestra ciudad. Se trata del Palacio de Cristal en el parque del Retiro.

Estamos en la segunda mitad del siglo XIX. España, al igual que otros países europeos, se encuentra inmerso en la revolución industrial que impulsa los principales cambios sobre todo en la arquitectura. En estos momentos hacen su aparición nuevos materiales de construcción como son el hierro, el acero laminado, el hormigón armado o el vidrio. Con todos ellos se van a construir lugares funcionales surgidos de las necesidades de la nueva sociedad capitalista e industrial, lugares donde se necesitan grandes espacios diáfanos, invernaderos, mercados, naves, fábricas, puentes, bibliotecas, etc.

Vista aérea del Palacio. Foto: Arquitectura e ingeniería del hierro… p. 265.

Curiosamente, el empleo de estos nuevos materiales arquitectónicos tuvo una rápida difusión gracias a las Exposiciones Universales, que eran eventos que organizaban los distintos estados para mostrar los avances de la ciencia y la técnica propios de su país. Todas ellas serán una excusa fundamental para ofrecer los mejores exponentes de la arquitectura del hierro.

Entre los edificios más signicativos de esta nueva realidad arquitectónica, se encuentra el Palacio de Cristal ubicado en el corazón del Parque del Retiro. Realizado por el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, toma como ejemplo el palacio que se proyectó para albergar la Exposición Universal del Crystal Palace, levantado en Londres en 1851 por Joseph Paxton, que había alcanzado una notable celebridad por la construcción de elegantes invernaderos.

En este edificio se utilizaron materiales como el hierro y para la cubierta se emplearon planchas de cristal, de ahí su nombre, sobre un espacio realizado en piedra y ladrillo. Fue la primera vez que se utilizó en España el hierro en un edificio no industrial.

Situado a la orilla de un pequeño estanque, se trataba en realidad de un invernadero-estufa que sirvió de pabellón para albergar una gran muestra de plantas exóticas traídas a España desde Filipinas para esta ocasión. Inaugurada el 30 de junio de 1887, la exposición filipina pretendía mostrar a los madrileños la exótica vida cotidiana de aquellas islas, que por entonces seguán siendo colonia española. Acabada la muestra el Ministerio de Fomento decidió conservar el edificio que pasó a pertenecer al Ministerio de Cultura. En la actualidad es una de las dos sedes expositivas del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, y en su interior se realizan exposiciones de arte contemporáneo.

Interior del Palacio de Cristal. Foto: Mapio.net

Presenta planta en forma de cruz griega que se inspira en la cabecera de una iglesia gótica, un ábside, dos brazos y un deambulatorio a modo de girola, coronada en el centro por una cúpula esquifada de cuatro paños, que alcanza los 22,60 metros de altura y que sobresale de las demás cubiertas realizadas con bóvedas de medio cañón. Consta de dos naves laterales y una central.

Planta de Palacio de Cristal. Fuente: COAM

El cuarto brazo de la cruz fue eliminado para crear un doble pórtico tetrástilo de entrada con colunmnas de orden jónico. Este pórtico, de gusto clásico y estilo griego, se abre a una terraza rodeada por balaustre que mira al lago. Las columnas son de piedra sobre un basamento de hormigón y las escalinatas de granito.

Pórtico de acceso al Palacio. Foto: Wikipedia

En todo el entorno se crea un espacio arquitectónico transparente, convirtiéndose en un claro ejemplo de lo que fue el inicio de esta arquitectura del hierro en España y la introducción de elementos prefabricados en el proceso constructivo.

Interior del Palacio de Cristal. Foto: Wikipedia

Ya al exterior, toda la estructura del edificio se encuentra sobre una base de ladrillo, decorada con un friso de azulejos, obra de Daniel Zuloaga; de ella destacan las figuras de grutescos con cabezas de ánades, dragones, estrellas o flores.

Friso de azulejería (Daniel Zuloaga). Foto: jaquintal.blogspot.com

La gran impresión que debió de causar el palacio queda reflejada en esta descripción, aparecida en El Globo, en 1887.

     “Es el Palacio de Cristal como una catedral de vidrio, de clásicas proporciones, sobre una colina de césped. Sus paredes y muros son inmensas y transparentes vidrieras sostenidas por jónicas columnas de hierro, dispuestas en tres naves sobre una traza de forma de trébol y coronadas por una inmensa cúpula, cuya altura alcanza 22,60 metros, que cubre un magno pilón destinado á las plantas acuáticas. Alrededor, y en las naves laterales, de 14,61 de elevación, han de cobijarse las flexibles gramíneas y elevadas palmas características de la flora tropical de Filipinas. Su majestuosa portada, de gusto clásico y estilo griego, cae sobre una terraza circundada por elegante balaustre, y mira al lago, que se extiende a sus pies como un espejo donde han de mirarse los esbeltos troncos, las verdes frondas y las pintadas corolas que aguarda el Palacio”.

De las virtudes de este palacio, como la ligereza, la luminosidad, la transparencia y la economía participaron en mayor o menor medida los viejos modelos edilicios que habían tenido que hacer frente a las exigencias constructivas, con todas las limitaciones y el costo que implicaba el uso de métodos y materiales apropiados. Pero ahora el empleo del hierro permitió dotar a la arquitectura tradicional de una diafanidad hasta entonces desconocida, facilitando la visibilidad y transparencia en los edificios públicos.

El Palacio de Cristal es uno de los edificios más bellos y espectaculares del Retiro, el cual está considerado como una joya de la arquitectura española del hierro y del cristal. Estamos en un lugar de encuentro y descanso, de tranquilidad y sosiego.

Exterior. Palacio de Cristal. Foto: Wikipedia

Bibliografía y Recursos electrónicos

  • BLASCO ESQUIVIAS, Beatriz., Las exposiciones temporales: pasado, presente y futuro, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 2005, 18.
  • GEA ORTIGAS, Mª Isabel., Madrid curioso. Madrid, Ediciones La Librería, 4ª ed, 2017, 239-240.
  • NAVASCUÉS PALACIO, Pedro., Arquitectura e ingeniería del hierro en España (1814-1936). Madrid, Fundación Iberdrola, 2007, 259-280.