IGLESIAS DE MADRID (X): San Francisco de Sales

SAN FRANCISCO DE SALES

Siguiendo nuestro recorrido por las iglesias más interesantes, ocultas y por descubrir en Madrid, vamos a conocer hoy la Iglesia de San Francisco de Sales.

Enclavada en la calle de Francos Rodríguez, casi semiesquina a la calle de Bravo Murillo, se alza un recinto sagrado singular, formando parte de un Colegio regido por los hermanos Salesianos, que sorprende no sólo en su exterior sino también si accedemos al interior. Es obra del arquitecto Joaquín Saldaña y López, la cual fue declarada Bien de Interés Cultural en octubre de 1996.

Construida entre 1926 y 1931, al exterior está realizada en ladrillo siguiendo el estilo neorománico con toques neobizantinos, según las tendencias propias de la arquitectura religiosa de fines del siglo XIX y comienzos de la centuria siguiente.

Desde fuera llama la atención su imponente y destacada torre-campanario, de planta cuadrada con rosetón central, así como sus dos torres menores de planta octogonal, coronadas por cúpulas de casquete recubiertas de azulejos. También sobresale su cúpula central iluminada por medio de ventanas geminadas, rematadas por medallones con cruces y culminadas por un frontón triangular. El conjunto se recubre con teja vidriada y se remata por linterna, en cuya cima de dispone una cruz de forja.

Exterior de la iglesia. Foto: Pinterest

Precisamente el ingreso al templo se realiza por la zona de la torre. La portada es sencilla, adintelada, rematada por un arco de medio punto, en cuyo tímpano se sitúa el escudo de San Francisco de Sales, con la inscripción: “DA MIHI ANIMAS LAETARE TOLLE” y toda ella enmarcada por un pórtico de arco de medio punto sobre columnas, culminado por un frontón.

Torre y portada de acceso al templo. Foto: Wikipedia

Pero lo que más sorprendente de todo el conjunto se encuentra en su interior: tiene planta de cruz latina centralizada, en la que se abren pequeñas capillas laterales, así como en los brazos de la cruz donde se disponen sendos altares.

Interior de la iglesia. Foto: Wikipedia

Desde el centro de la cruz se alza su destacada cúpula semiesférica con linterna que alcanza, en la cruz de hierro forjado que la corona, los 40 metros de altura. Esta cúpula está considerada como la segunda más grande de Madrid, después de la de San Francisco el Grande: tiene 20 metros de diámetro, aunque menos esbelta y más sólida en su estructura.

Interior de San Francisco el Grande. Foto: Viajar con el arte

Dicha cúpula se decora con un interesante mosaico policromado obra de Santiago Padrós, en la que se representan a los santos Salesianos y fundadores españoles. Una ornamentación laboriosa y digna de admirar que contrasta con la sencillez y discrección del resto del templo.

Cúpula de la iglesia. Foto: Secretos de Madrid

En todo el conjunto del recinto sagrado se disponen una serie de vidrieras relacionadas con la primitiva titularidad de la iglesia: Nuestra Señora del Rosario, y otras escenas como la Oración en el Huerto, Camino del Calvario, Crucifición, así como la Ascensión, Pentecostés, la Coronación de María, entre otras.

Vista hacia la cabecera. Foto: Secretos de Madrid

La iglesia de San Francisco de Sales tiene su propia historia, muy vinculada con la que se vivió en Madrid, precisamente durante los años posteriores a su construcción: al estallar la Guerra Civil, los miembros de la comunidad salesiana fueron expulsados, quedando en libertad tras ser interrogados por la Dirección General de Seguridad,  y el colegio fue incautado y utilizado como cuartel general del Quinto Regimiento.

Os invito a que os acerquéis a visitar esta joya tan escondida y que disfrutéis de su singularidad y curioso aspecto tanto al exterior como al interior, apreciando sobre todo el trabajo tan impresionante de su cúpula. 

 


Bibliografía y Recursos electrónicos