CASAS HISTÓRICAS DE MADRID: Casas y torre de los Lujanes

Vista general de la Plaza de la Villa. Foto: Wikipedia.

Continuando el recorrido por otros entornos histórico-artísticos singulares de Madrid, en esta ocasión vamos a conocer dos edificios civiles que ostentan el título de ser los más antiguos de nuestra ciudad, aunque existen en Madrid otros anteriores de carácter religioso, que en su momento estudiaremos, como la iglesia de San Nicolás de Bari, o de los Servitas.

Plaza de la Villa (Plano de Texeira, 1656). Foto: Arte en Madrid.

Se ubican en la Plaza de la Villa, centro de la vida urbana en el siglo XV, por encontrarse a medio camino entre el Alcázar (actual Palacio Real) y la desaparecida Puerta de Guadalajara, al lado de otros edificios históricos como la Casa de Cisneros y la Casa de la Villa (antiguo ayuntamiento de Madrid). 

Casas de los Lujanes y Torre. Foto: Disfrutando de Madrid.

En realidad se trata de dos construcciones, ambas habitadas por la familia de Luján, antiguo y destacado linaje procedente de la aldea aragonesa de Luján, que en su día decidió dividir el solar en dos para repartirlo entre los hermanos Juan y Álvaro. La primera es la casa y torre de los Lujanes (edificados entre 1460 y 1490), edificio de piedra y ladrillo construido en estilo mudéjar que posee una planta de forma irregular que se estructura alrededor de un gran patio central. Desde el exterior, al que dan tres de sus cuatro laterales, llaman la atención la torre de su vértice Noroeste, la portada apuntada de la fachada Norte de dicha torre y la portada de su fachada principal, situada en el lado Oeste de la casa.

Casa y torre de los Lujanes. Foto: TripAdvisor.

La torre consta de dos cuerpos: uno inferior cuyo basamento está construido en mampostería, a diferencia del resto de la construcción, mientras que el superior está formado por una torreta decorada con arquillos ciegos y cubierta con un tejado a cuatro aguas. Esta estructura ha sufrido serios daños a lo largo de la historia que han desdibujado, en cierto modo, la estructura original. Se trata de un legado de los alarifes musulmanes. cuyos descendientes mudéjares trabajaron para los cristianos siguiendo la técnica árabe de arquerías ciegas, cubiertas de tejas y alerones sobresalientes, como se aprecia en esta torre, con aspecto alminar.

Pero la verdadera joya del conjunto se encuentra oculta. En uno de los laterales de la atalaya, al comienzo de una pequeña callejuela (calle del Codo) se esconde una interesante portada apuntada y que es el único arco de herradura construido con dovelas de piedra que hay en Madrid. Sirve de entrada a la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, cuya sede se encuentra en la planta baja de la torre. Dicha sociedad, de carácter benéfico y sin ánimo de lucro, fue fundada en 1775 por Carlos III “a fin de promover la agricultura, industria y oficios”.

La portada principal es de estilo gótico y está construida en piedra, destacando los tres escudos de los Lujanes.

Desde mediados del siglo XIX, tanto esta casa como la que vamos a conocer seguidamente, están ocupadas por la  Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, fundada un año antes por la reina Isabel II. Otra Real Academia que también tuvo entonces su sede aquí fue la de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Entre 1910 y 1912, Luis Bellido, arquitecto municipal, realiza obras de restauración en el inmueble, devolviéndole parte del aparejo y de la estructura originales. Finalmente, en 1991 fue rehabilitada según un primer proyecto de Juan L. Balenciaga Arrieta y un segundo de Agustín Gabriel López y Antonio Galán Font.

En cuanto a la segunda vivienda, correspondiente a la de Don Álvaro de Luján, terminada en 1494, también ha sido objeto de muchas reformas a lo largo de los siglos. El edificio es de planta rectangular en el que se abre un patio central, entorno al cual se distribuyen toda una serie de dependencias. Este espacio se encuentra porticado en tres de sus cuatro lados, compuesto por columnas con sus basas y capiteles que sostienen antiguas vigas de madera.

casa-de-don-alvaro-de-lujan
Casa de D. Álvaro de Luján. Foto: Una ventana desde Madrid.

En el zaguán, ya entrado el siglo XX, estuvieron los sepulcros de Beatriz Galindo “la Latina” y de su esposo, Francisco Ramírez “el Artillero”, verdaderas obras del arte plateresco,  construidos para la capilla del Convento de la Concepción Francisca, fundado por tan ilustre dama, y que una vez derribado fueron trasladados hasta este edificio mientras era sede de la Hemeroteca Municipal. En la actualidad, dichos sepulcros se pueden contemplar expuestos en el Museo de San Isidro o de los Orígenes de Madrid.

A la izquierda del patio, según entramos en él desde el zaguán, nos encontramos con una entrada bajo un notable arco de piedra, tras la que se encuentra la balaustrada gótica de la escalera construida por el maestro Haçan, procedente del también desaparecido Hospital de la Latina, y de la que hablamos en la anterior entrada (pinchar aquí).

Escalera del Hospital. Foto: Una ventana desde Madrid.

En la fachada de esta casa, observamos la entrada principal, formada por un arco de herradura de ladrillo sobre jambas de piedra.

Portada de acceso. Casa de D. Álvaro de Luján. Foto: Wikipedia.

Desde 1920 y hasta 1983, la Casa de Don Álvaro de Luján estuvo ocupada por la Hemeroteca Municipal, quedando más tarde el edificio vacío hasta que fue cedido a la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, que a cambio de ello se comprometió a su restauración, la cual concluiría a finales de los años noventa del pasado siglo XX.

Actualmente ni las casas ni la torre son visitables, aunque sería de gran interés y muy recomendable su apertura al público.

¿Conoces este tesoro arquitectónico, considerado como uno de los más antiguos de Madrid? ¿Sabes dónde está ubicado? Te invito a que te acerques a verlos, además de otros edificios singulares situados en el mismo entorno.


Bibliografía y Recursos electrónicos