HOSPITALES DE MADRID: Hospital de la Latina

Portada del Hospital (Villa de Madrid, nº 50-51, 1976, p. 29).

Después de visitar uno de los pocos ejemplos de transición del gótico al renacimiento conservado en nuestra ciudad -como es la Capilla del Obispo-, vamos ahora a conocer otro entorno singular también del mismo estilo, del que solo conservamos una portada y la balaustrada de la escalera interior. En esta ocasión nos encontramos en el Hospital de la Latina.

hospital la latina, a primeros siglo XX
Fachada principal del Hospital de la Latina (s. XX). Foto: Urban Idade

El Hospital, denominado inicialmente de la Concepción de Nuestra Señora, fue fundado en 1499 por Francisco Ramírez, secretario del rey Fernando el Católico y general de artillería, esposo de la Camarera Mayor de la reina Isabel la Católica, Beatriz Galindo, llamada “la Latina”, motivo éste por el que dicho establecimiento era más conocido como el Hospital de la Latina. 

Plano de Texeira (1656). Hospital de la Latina. Foto: Urban Idade

Relativo a su construcción, sabemos que corrió a cargo de Maese Haçan, alarife hispano-musulmán, cuyas obras concluirían en 1507, aunque no comenzaría a funcionar como tal hasta el año 1529. Dicho establecimiento atendía a “doze enfermos seglares, y en sala aparte seis Sacerdotes o personas de calidad, siendo seruidos con (…) cuidado, regalo, costa y limpieza (…). Demas desto se sustenta en el, assi en salud como en enfermedad, cinco beatas, personas de mucha aprouacion y virtud, que acuden al adereço de la ropa blanca de los pobres, y a darles de comer por su orden”. Disponía de rector (entre 1603 y 1644), capellán, enfermero mayor y ayudante, médico, boticario y panadera.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), se utilizó como hospital militar y desde 1860, como consulta de oftalmología.

Ilustración antigua del Hospital (Villa de Madrid, nº 53, 1976, p. 19).

Estaba situado en el exterior de la muralla, junto a la Puerta de Moros, y colindante con el Convento de la Concepción Francisca, con el que compartía capilla. Este convento había sido fundado en 1504 por Beatriz Galindo y estaba destinado a ser ocupado por Monjas Jerónimas, algo a lo que se opuso el superior del cercano Convento de San Francisco, quien recurrió ante el Tribunal de la Rota, dictaminando éste a su favor. Ante ello, las Jerónimas, que ya habían ocupado el convento, debieron de abandonarlo y trasladarse hasta las casas de los Ramírez, en donde fundaron el Convento de la Concepción Jerónima. El otro edificio permaneció vacío hasta que fue ocupado, en 1512, por las Beatas de San Pedro el Viejo, quienes desde entonces pasaron a pertenecer a la Orden de San Francisco. Ambos conventos ya no se conservan, fueron derribados; el de jerónimas, en 1890, para abrir la Calle del Duque de Rivas, y el de franciscanas, entre 1904 y 1907, para ensanchar la Calle de Toledo.

Junto a este último convento, se derribó igualmente el viejo hospital, cuyo solar fue ocupado con edificios de viviendas y un teatro, salvándose de la destrucción la portada y la balaustrada de su escalera gótica.

Portada del Hospital. Foto: Wikipedia

La portada fue desmontada y guardada en un almacén del Ayuntamiento de Madrid, situado en la Calle Santa Engracia. Allí permaneció hasta que la encontró, en los años cincuenta del siglo XX, el arquitecto Rafael Manzano Martos. En 1958, el Ayuntamiento madrileño cede la portada a la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (ETSAM) y el arquitecto Fernando Chueca Goitia la reconstruye y sitúa, durante el curso escolar 1959-60, en un cuerpo exento construido específicamente para ella ubicado frente a la entrada principal de dicha Escuela Técnica.

Construida en piedra caliza en su mayor parte, es de estilo gótico plateresco. Está compuesta por un arco ojival -cuyo canto inferior tiene decoración de bolas y vegetal-, alfiz rectangular, ventana superior adintelada -enmarcada por una decoración que imita el cordón franciscano- y jambas de granito.

Portada del Hospital (detalle). Foto: Rutas con Historia

En el centro, sobre la clave del arco, se dispone un grupo escultórico que representa el abrazo de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María, ante la Puerta Dorada, como representación del misterio de la Concepción de Nuestra Señora, a quien está dedicado el hospital.

A izquierda y derecha del anterior grupo, hay otras dos esculturas bajo los escudos (por duplicado) de los Ramírez y los Galindo; se trata, respectivamente, de San Francisco y de San Onofre.

Tanto estas dos últimas como el anterior conjunto se encuentran situados sobre ménsulas decoradas con bolas y vegetación, y bajo doseletes. En la hilera de sillares situada sobre los dos escudos antes nombrados y debajo del grupo escultórico central, una inscripción asegura quiénes lo fundaron y en qué año:

“ESTE HOSPITAL ES DE LA CONCEPCION DE LA MADRE DE DIOS
QUE FVNDARON FRANCISCO RAMIREZ Y BEATRIZ GALINDO SV MVGER. AÑO 1507″

Respecto a la balaustrada de la antigua escalera conservada, es también de estilo gótico realizada en piedra caliza, compuesta de dos tramos. El pasamanos tiene los laterales labrados con elementos vegetales imbricados en elementos zoomórficos y se asienta sobre dos arquerías de arcos ojivales; los tramos se unen mediante arcos compuestos con columnillas adosadas y remate en pináculo. El estar a resguardo del muro ha posibilitado su conservación. En la actualidad se encuentra en las casas de Álvaro de Luján (antigua sede de la Hemeroteca Municipal, acogen hoy la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas), en la Plaza de la Villa.

Escalera del Hospital. Foto: Una ventana desde Madrid.

En un país en el que desde la antigüedad hemos visto como van desapareciendo grandes y pequeños testigos mudos de la historia, la conservación y recuperación de estos dos entornos arquitectónicos singulares de nuestra ciudad, nos hacen pensar que son una parte importante de nuestro legado histórico y cultural.

¿Sabes quién fue Beatriz Galindo? ¿Conoces dónde estaba ubicado este hospital que lleva su nombre? Es tiempo de acercarse a conocer los restos conservados como parte de nuestro legado histórico y artístico.


Bibliografía y Recursos electrónicos