CAPILLAS DE MADRID: Capilla del Obispo, un ejemplo único de espacio funerario

Cenotafio del obispo Gutierre de Vargas. Foto: wikipedia

Madrid es una ciudad rica y muy variada en obras histórico-artísticas. En estas próximas entradas vamos a detenernos en algunas que fueron realizadas en siglos ya modernos, siguiendo estilos como el gótico o el renacimiento. Descubriremos algunas de ellas, aún conservadas, que nos van a dejar realmente sorprendidos, y de cuya existencia los propios madrileños no tienen conocimiento.

En esta ocasión, vamos a entrar en la capilla del obispo de Plasencia, más conocida como Capilla del Obispo, un recinto sagrado y joya arquitectónica y escultórica del siglo XVI, declarada Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural que ha estado cerrada durante más de 30 años, y en la que se ha llevado a cabo una importante restauración en 2005.

Exterior. Vista general de la Capilla. Foto: guiadelocio.com

Abierta al culto y a las visitas desde 2010, se encuentra situada en la céntrica plaza de la Paja, a espaldas de la iglesia de San Andrés, con la que conforma el conjunto monumental y parroquial de San Andrés.

Retablo mayor. Foto: viendomadrid.com

La capilla fue construida por Francisco de Vargas, conocido consejero de los Reyes Católicos y luego de su nieto Carlos I. El deseo del fundador era cobijar en su interior los restos de San Isidro. Sin embargo, y ante la imposibilidad de llevarlo a cabo -debido a varias disputas y desavenencias con el clero- sus restos fueron trasladados definitivamente a la iglesia de San Andrés en 1544, donde reposaría hasta su traslado a la Colegiata de San Isidro.

Sería entonces cuando don Gutierre de Vargas Carvajal, obispo de Palencia e hijo de don Francisco, daría el impulso definitivo hasta el punto de convertirla en panteón familiar, siendo aquí depositados los restos de sus padres y los suyos propios.

La iglesia está bajo la advocación de Nuestra Señora de San Juan de Letrán, aunque se la conoce popularmente -como dijimos al principio- con el nombre de capilla del Obispo.

Planta del conjunto de San Andrés. En resalte la Capilla. Fuente: monumentamadrid

Constituye uno de los pocos ejemplos de arquitectura gótica conservados en Madrid. El acceso a la misma se realiza a través del claustro de San Andrés. Consta de una sola nave dividida en tres tramos, cubierta con bóvedas de crucería estrelladas y ábside poligonal.  Hace unos años la demolición de unas casas de entorno dejó al descubierto su ábside de estructura poligonal -realizado en piedra y ladrillo-, reforzado con grandes y potentes contrafuertes exteriores.

Exterior. Cabecera de la Capilla del Obispo. Foto: wikipedia

Al interior, destaca su magnífico retablo renacentista compuesto por tres cuerpos y tres calles, realizado, entre 1550 y 1556, por el escultor Francisco Giralte, discípulo de Alonso de Berruguete. Presenta una iconografía con escenas de la infancia y Pasión de Cristo en los paños principales, y figuras de ángeles, apóstoles y santos en hornacinas y sobre el ático.

Retablo mayor de la Capilla. Foto: museocatedral.archimadrid.es

A ambos lados del retablo se encuentran las figuras de los padres del fundador, don Francisco de Vargas y doña Inés de Carvajal, realizados también por el mismo artista.

Los cenotafios fueron labrados en alabastro. A la izquierda se sitúa el de don Francisco, fallecido en 1524, y a la derecha el de su esposa, doña Inés que fallecido años antes, en 1518. Los dos se encuentran arrodillados en actitud orante mirando hacia el altar, bajo un arcosolio de medio punto y enmarcados por columnas y entablamento clásicos similares a los del retablo. Los fondos están labrados con figuras de los santos de los que fueron devotos. Los retratos de los dos están completamente idealizados, con canon corto y restos estereotipados como se puede observar sobre todo en la figura de doña Inés.

Francisco de Vargas e Inés de Carvajal. Capilla del Obispo, 1555. Foto: algargosarte.blogspot.com.es

Justamente a la derecha, la capilla se completa con el sepulcro del obispo, uno de los más admirables monumentos funerarios españoles que también esculpió Francisco Giralte en 1566. Está realizado en alabastro, siguiendo un esquema compositivo similar al empleado años más tarde en los sepulcros de los reyes Carlos I y Felipe II del monasterio de El Escorial. El representado aparece orante y arrodillado, como sus padres, aunque elevado sobre unas gradas y rodeado por sus capellanes.

Cenotafio de Gutierre de Vargas Carvajal (detalle). Foto: wikipedia

Las figuras son de tamaño natural y sus rostros son verdaderos retratos claramente individualizados. El obispo de apoya en un reclinatorio apoyado en primorosas columnas. Y delante se disponen varios niños músicos muy italianizantes.

Al exterior, la fachada que da a la plaza de la Paja es toda ella de estilo renacentista, realizada en granito. Está compuesta por una doble escalinata de acceso, una entrada en arco de medio punto, y un muro ciego rematado por una galería de arcos rebajados. Desde aquí accedemos a un pequeño patio muy sencillo y discreto.

Exterior de la Capilla. Foto: guiadelocio.com

La capilla del Obispo es un edificio que después de muchos años sin poder acceder a conocerlo, se puede volver a visitar. Por lo que podemos admirar uno de los pocos ejemplos de transición del estilo gótico al renacentista en Madrid.

¿Conoces dónde se encuentra esta capilla? ¿Sabías que aquí estuvo enterrado durante un tiempo San Isidro? Es buen momento de acercarse a conocerla, además de su entorno. En Madrid siempre hay algo por descubrir.

 


Bibliografía y Recursos electrónicos