IGLESIAS DE MADRID (VIII): San Marcos, un ejemplo sorprendente de arquitectura religiosa madrileña

San Marcos (detalle). Foto: madrida360.es

Escondida entre la confluencia de las calles de Argüelles y Gran Vía, se encuentra este templo que llama la atención a quien lo contempla por su tamaño y disposición. Se trata de la iglesia de San Marcos.

Sorprende que al estar tan oculta en la calle San Leonardo, junto al Edificio España, no sea muy conocida por los madrileños, de ahí el interés en darla a conocer en esta entrada.

Su fundación debemos remontarla al siglo XVIII, cuando el 25 de abril de 1707, festividad de San Marcos, el rey Felipe de Borbón conseguía una victoria decisiva en la Guerra de Sucesión, tras ganar en la batalla de Almansa (Albacete). Con esta victoria los Borbones daban un nuevo paso en su asentamiento en el trono español: Felipe V lo pretendía desde siete años antes, cuando Carlos II (último rey de la casa de Austria) muere sin descendencia.

En agradecimiento, el ya rey de España quiso dedicar, en acción de gracias por la victoria, una iglesia al Evangelista San Marcos. Lo hace derribando una ermita construida en el Prado de Leganitos. El antiguo edificio se puede ver en el plano de Pedro de Texeira de 1656.

Plano de Texeira (1656). Foto: Blog Arquitectura, paisaje y patrimonio

Para trazar y levantar el templo se llamó al arquitecto Ventura Rodríguez, que por entonces estaba trabajando en el Palacio Real. Se trata de una obra de juventud, aunque debemos considerarla una de las mejores y -posiblemente- una de las iglesias barrocas más interesantes y emblemáticas, no sólo de Madrid sino de toda España. Pero el proyecto no se concretará hasta varias décadas más tarde, ya fallecido el monarca, entre 1749 y 1753, sucediéndole en el trono su hijo Fernando VI.

Maqueta (1830). Foto: Blog Arquitectura, paisaje y patrimonio

La iglesia de San Marcos refleja un ejemplo del paso del barroco al neoclasicismo. Aunque su concepción sigue los modelos de la arquitectura barroca, en especial el interior de la iglesia, sin embargo encontramos rasgos claramente neoclásicos, sobre todo en la composición de la fachada, en la decoración interior y en los retablos que adornan cada una de sus capillas.

Interior del templo. Foto: turismomadrid.es

El exterior del templo es muy sencillo y no nos prepara para lo que vamos a encontrarnos dentro. La fachada se organiza como un gran atrio con secciones curvas. Se conforma por un cuerpo central de mayor altura, encuadrado por un orden de pilastras gigantes y un remate en frontón triangular, flanqueado por dos brazos semicurvos de menor altura. Se manifiesta así, en estos elementos, el gusto clasicista del arquitecto. Sus materiales responden a la tradición madrileña, al emplear fábricas de ladrillo rojo para todo el conjunto, reservando el uso de la piedra a zócalos y portada.

Exterior de la iglesia. Foto: wikipedia.org

Por contraste, al interior, nos encontramos con un espacio sorprendente, ya que está construido a partir una sucesión de elipses de distintos tamaños cuyos ejes van cambiando según nos movemos y vamos cambiando de orientación, teniendo en cuenta lo irregular del solar y de las pequeñas proporciones de éste. Primero un nártex o un pórtico, a los pies del templo, elíptico; a continuación dos elipses que forman la nave y el crucero; y por último el presbiterio, una elipse con casquete semiesférico, así como un pequeño camarín detrás, lo que le convierte en un edificio de cinco ábsides. Espacios disimétricos y bóvedas elípticas, que le dan una interesante perspectiva visual.

Planta-San-Marcos
Planta de la iglesia. Foto: sanmarcos.es

La utilización de este tipo de figuras geométricas en las organizaciones de la planta es algo poco común en la arquitectura de edificios madrileños, sin embargo entronca de manera directa con la tradición barroca italiana establecida por Bernini, Borromini, Bramante o Juvarra en edificios como San Carlos de las Cuatro Fuentes o San Andrés del Quirinal y, muy especialmente, con San Felipe Neri de Turín.

Secciones de la iglesia. Fuente: monumentamadrid

Los muros se estructuran con grandes pilastras y semicolumnas de orden gigante que rematan en capiteles de orden compuesto, sustituida su decoración -en forma de hojas de acanto-, por cabezas de león en honor del santo patrón titular de este templo sobre las cuales apoya un entablamento continuo que recorre toda la superficie, unificándola.

Vista de la cubierta del crucero. Foto: madrida360.es

En las paredes se abren numerosas hornacinas que acogen un nutrido número de retablos y esculturas los cuales contribuyen a enriquecer aun más el espacio interior del templo.

1419 4 Juan Pascual de Mena-SanMarcos,San Benito y Sta Escolastica-Igl San Marcos Madrid
Retablos de la iglesia. Foto: domuspucelae.blogspot.com.es

En cuanto a la cubierta -dispuesta sobre el crucero-, consta de una cúpula sobre pechinas ornamentadas con pinturas en las que se representan a los cuatro doctores marianos: Anselmo de Canterbury, Ruperto Abad, Ildefonso de Toledo y Bernardo de Claraval. Estos trabajos pictóricos fueron realizados en el siglo XVIII por Luis González Velázquez, destacando en ellas la mezcla de lo pictórico con lo escultórico, donde las alas de los ángeles y otros elementos se encuentran resaltados en escayola. Del mismo autor, son las pinturas que la adornan cuyo tema guarda estrecha relación con la vida y obras del santo titular del templo.

Por último, cabe destacar el retablo mayor constituido por un gran tabernáculo, sustentado por columnas pareadas a cada lado, y en la parte superior se dispone un frontón curvo partido. En el centro del retablo se asienta una escultura destacada del patrón del templo, Marcos, que se apoya sobre su león emblemático para escribir el segundo evangelio. Esta escultura es obra de artista madrileño del XVIII, Juan Pascual de Mena. A los lados hay sendas esculturas de ángeles en pie, mientras que en la parte superior hay otros dos sedentes, realizados por Felipe Castro. Aparte por el retablo y el resto de la iglesia se distribuyen una serie de cabezas de querubines, ejecutadas por el escultor Roberto Michel.

Retablo mayor. Foto: viendomadrid.com

Entre los hechos más destacados que ha sido testigo esta iglesia debemos señalar el incendio que en 11 de mayo de 1925 destruyó el altar del Sagrado Corazón, con la efigie más antigua que había en Madrid de esta advocación, siendo posteriormente reparado. Fue declarada Bien de Interés Cultural con categoría de monumento, el 28 de septiembre de 1944.

Recientemente la Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Patrimonio Histórico ha desarrollado una importante labor de restauración en el edificio para así garantizar la adecuada conservación del templo.

¿Te ha gustado esta nueva entrada? ¿Conoces esta iglesia y a su arquitecto? Hay muchos monumentos en Madrid que aún siguen siendo muy desconocidos para el público en general. Te invito a que te acerques a conocerlos porque te sorprenderán.

 


Bibliografía y Recursos electrónicos

  • AA.VV., El arquitecto D. Ventura Rodríguez (1717-1785): [exposición], Museo Municipal. Madrid, Ayuntamiento de Madrid, Concejalía de Cultura, 1983.
  • GARCÍA GUTIÉRREZ, Pedro F y MARTÍNEZ CARBAJO, Agustín F., Iglesias de Madrid. Madrid, Ediciones La Librería, 2006, 186-192.
  • MONLEÓN GAVILANES, Pedro (Comisario)., Ventura Rodríguez y Madrid en las colecciones municipales. [exposición], Centro Cultural Conde Duque, Madrid, 2017.
  • Iglesia de San Marcos (Madrid) en Monumentamadrid.