ESTATUAS Y MONUMENTOS DE MADRID (III): Monumento a los saineteros madrileños

Grupo escultórico de Los saineteros (detalle). Foto: Aprendiendo con la vista

El sainete y la zarzuela son dos subgéneros del teatro que están muy vinculados a nuestra ciudad. El sainete es una pieza dramática con un contenido jocoso y de carácter popular. Antiguamente se llevaban a cabo durante un corte intermedio de una función o al final.

El sainete. El reparto de personajes. Fuente: educaixa.com

Esta palabra también se ha utilizado para nombrar a la obra de teatro, por lo general de características cómicas, que cuenta con una ambientación y personajes populares. Lo que pretende es mostrar fielmente cómo se vivía y pensaba en una determinada sociedad y, sobre todo, la importancia de identificarse y unirse a otros en un mismo fervor nacionalista. Entre los principales cultivadores de este subgénero nos encontramos con Ramón de la Cruz y Sebastián Vázquez, así como Luis Moncín, Juan Ignacio González del Castillo, Gaspar Zavala y Zamora, entre otros muchos.

Escena de un sainete. Foto: franco1999newlands

Respecto a La Zarzuela debemos considerarla también como un subgénero. Se trata de una forma de música teatral o género musical escénico surgido en España con partes instrumentales, partes vocales y partes habladas.

Los temas más habituales tratados en ella son los costumbristas, populares, cómicos unido a los bailes españoles. Algunos autores de este género musical y teatral fueron Emilio Arrieta, Federico Chueca, Francisco Asenjo Barbieri, entre otros. El termino “zarzuela” procede de la Zarzuela, palacio real de Madrid, en el que se hallaba el teatro que albergó las primeras representaciones del género.

Curiosamente ambas formas teatrales y musicales se encuentran presentes en el monumento a los “Saineteros madrileños” -que incluimos en esta entrada-, dedicado oficialmente a la “Musa popular madrileña”, en el que la figura de los tipos madrileños cobran un interés especial en nuestra ciudad. Este conjunto escultórico se encuentra emplazado entre las calles Luchana, Manuel Silvela y Manuel Cortina. Se trata de una obra del escultor Lorenzo Coullaut Valera, realizada en bronce y piedra en 1913.

En la parte superior se dispone una composición formada por una pareja típica madrileña, unida a una manola, y tras ellos, el chispero, todos con la vestimenta y el peinado adecuado al papel que están representando.

Los personajes de este conjunto escultórico se apoyan en una columnata de la que surgen los bustos que pertenecen a Ramón de la Cruz y Ricardo de la Vega, en representación del sainete, y de Federico Chueca y Francisco Asenjo Barbieri, representando a los compositores que llevaron a la escena las costumbres típicas del pueblo madrileño, a través de la zarzuela.

Columnata (detalle). Foto: Aprendiendo con la vista

En el pedestal se reproduce en bajorrelieve escenas de sainetes y zarzuelas populares madrileñas como Las castañeras picadas, La verbena de la Paloma, La canción de la Lola, Pan y toros. 

Lo interesante y a la vez curioso de esta estatua es la historia envuelta en polémica que rodea al conjunto desde sus orígenes, hasta el punto de tener que cambiar varias veces de ubicación hasta su emplazamiento actual, en la que hoy ocupa todavía, en un cruce de calles sin nombre oficial. De hecho fue como un monumento desconocido, puesto que en ningún lugar de la misma se decía a quién estaba dedicado y quién era su autor.

En un principio, el monumento fue instalado en la glorieta de la antigua Puerta de San Vicente el 25 de junio de 1913, y contó con la presencia de la infanta Isabel de Borbón, conocida como “La Chata”.  Treinta años más tarde, dejó su lugar a la monumental fuente dedicada a Juan de Villanueva, siendo trasladado al Jardín de la Arganzuela (por otros Dehesa de Arganzuela o Parque Sur), detrás del paseo de Yeserías. Al inicio de la década de 1930 y tras un reñido debate público con participación de ediles municipales, periodistas, cronistas de la Villa, vedettes saineteras y demás vates del madrileñismo, se trasladó a una plaza sin nombre, a medio camino entre la glorieta de Bilbao y la plaza de Chamberí, hacia la mitad de la calle Luchana secreta y popularmente llamada desde entonces Plaza de los Chisperos.

Durante más de 20 años, un lector envió cartas a la redacción del ABC interesándose por el origen y la razón del conjunto. Ante este requerimiento, el Ayuntamiento instaló en el lugar, a finales de los 90, una placa explicando nombre, dedicatoria y autoría. Esta realizada en bronce, en la cual se pude leer: “AYUNTAMIENTO DE MADRID/ MONUMENTO/ A LOS SAINETEROS MADRILEÑOS/ OBRA DE LORENZO COULLAUT-VALERA/ AÑO 1913/ LOS BUSTOS REPRESENTAN A RAMÓN DE LA CRUZ, RICARDO DE LA VEGA, CHUECA Y BARBIERI./ LOS BAJORRELIEVES ESCENIFICAN OBRAS DEL GÉNERO./ CORONA EL MONUMENTO UN GRUPO FORMADO/ POR CHISPERO, MANOLA Y UNA PAREJA TÍPICA/ DEL MADRID CASTIZO DEL SIGLO XIX”.

Placa del monumento. Foto: Viendo Madrid

Este es el primer monumento de Lorenzo Coullaut Valera en Madrid, al que siguieron otros como la estatua de Menéndez Pelayo en el vestíbulo de la Biblioteca Nacional, el de su tío Juan Valera en el paseo de Recoletos, y de Campoamor en el parque del Retiro, donde también es autor del bajorrelieve de “La Caridad Real” en el monumento dedicado a Alfonso XII, y el grupo dedicado a los hermanos Álvarez Quintero, que tuvo que terminarlo su hijo Federico, al igual que el monumento a Cervantes en la Plaza de España.

¿Sabes qué es el sainete y qué es la zarzuela? ¿Conoces este conjunto escultórico tan interesante y con una historia tan controvertida? Te invito a que te acerques a verlo, además de conocer otros monumentos del mismo escultor. 


Bibliografía y Recursos electrónicos