IGLESIAS DE MADRID (VI): Santa Cristina, un ejemplo de diseño y virtuosismo

Colegio Nuestra Señora de las Delicias. Foto: mapio.net

La simplicidad y claridad del nuevo estilo, su profundo sentimiento constructivo, su intrínseca economía, junto con la posibilidad de practicar con él una virtuosidad de diseño sin causar una ruina en el presupuesto, además de su originalidad nacional, hicieron del neomudéjar una modalidad especialmente apta para una gran variedad de construcciones sobre todo religiosas y de beneficencia.

FUNDAfaustaelorz
Fundación Fausta Elotz. Foto: panoramio.com

Además de las obras mencionadas en la anterior entrada, y en especial el estudio de la iglesia de San Fermín de los Navarros,  vamos a conocer ahora otro ejemplo de edificio religioso poco estudiado y apreciado, quizás por su misma sencillez y claridad. Sin embargo, no deja de ser interesante, dentro de la arquitectura española de los siglos XIX y XX, ya que fue construido también con ese aparejo de ladrillo, propio del estilo, dispuesto al modo del llamado paramento toledano. Se trata de la iglesia de Santa Cristina.

Exterior de la iglesia. Foto: Wikipedia

La iglesia de Santa Cristina es un templo que comenzó a diseñarse siguiendo el estilo neogótico, pero al final se ejecutó en estilo neomudéjar. Está situado en el Paseo de Extremadura, muy cerca de la Puerta del Ángel, en el lugar donde se encontraba la ermita del Ángel de la Guarda creada en 1606 por la cofradía de porteros y que fue demolida en 1783. De esa edificación sólo ha quedado el topónimo de Puerta del Ángel, con el que era conocida una de las entradas históricas de la Casa de Campo. Como curiosidad aquí se veneraba la imagen de un ángel, rescatada de la antigua Puerta de Guadalajara, precisamente uno de los accesos de la muralla cristiana madrileña, tras el incendio de 1582.

Proceso constructivo del templo. Foto: Pasión por Madrid

En 1892, la reina regente María Cristina de Habsburgo, segunda esposa de Alfonso XII, mandó levantar sobre el solar de la primitiva ermita un asilo de párvulos para la educación y alimentación de niños pobres. Su arquitecto fue Enrique María Repullés y Vargas, quien, en 1904, recibió el encargo de levantar una iglesia para esta institución, quedando bajo la advocación de Santa Cristina, por ser onomástica de su fundadora. Las obras se terminaron en 1906. Precisamente el 18 de abril de ese año, tuvo lugar la inauguración del templo, contando con la presencia de la reina María Cristina y de distintos miembros de la familia Real.

Desde 1907 el templo estuvo adscrito a la parroquia de Santa María de la Almudena, que, en esos momentos, se encontraba ubicada en la iglesia del Convento del Sacramento, después de que su edificio original fuera derribado en 1868. La iglesia de Santa Cristina disfruta, hoy en día, de rango parroquial propio, obtenido en 1941.

Nos encontramos ante un templo neogótico, pero de acabado neomudéjar, con una notable influencia toledana. Consta de planta de cruz latina, de una sola nave, con capillas abiertas a ambos lados y una cabecera octogonal con cinco lados vistos, en cuyo centro se eleva un templete, a modo de baldaquino.

Vista hacia la cabecera. Foto: panoramio.com

Llama la atención la presencia de elementos neomudéjares -como el artesonado con que se cubre su única nave-, así como neoárabes, y más concretamente alhambristas. El alhambrismo fue una corriente decimonónica que, aplicada a las artes decorativas, proponía la recreación de los patios y salones de la Alhambra de Granada.

Vista del altar mayor. Foto: minube.com

Los detalles alhambristas podemos verlos en el altar mayor, en el citado baldaquino y en una de sus capillas laterales. Algo realmente curioso, teniendo en cuenta que estos estilos de inspiración árabe no eran considerados como muy apropiados para una iglesia cristiana.

Al exterior, destaca su torre campanario dispuesta a los pies del recinto sagrado, prolongando el eje longitudinal. Consta de cuatro cuerpos y en su base se abre un cuerpo auxiliar adosado, a modo de atrio o pórtico de planta cuadrada que custodia la entrada principal.

Está profusamente decorada, en la que se suceden toda una combinación de varios tipos de ladrillos, creando gran variedad de adornos geométricos y arquerías ciegas. Los vanos están formados por arcos apuntados y de herradura, situados en los accesos y en las troneras del campanario.

En conclusión, la iglesia de Santa Cristina es uno de esos ejemplos de neomudéjar más recargado y virtuoso de esta modalidad en Madrid, un alarde de diseño y construcción de una cuidada perfección. La riqueza formal y decorativa de sus muros es toda una experiencia límite de expansión virtuosista.

Las razones electivas adoptadas en esta obra se expresan en un comentario publicado una vez terminada su construcción: “la iglesia, construida toda ella con materiales económicos, ostenta un carácter adecuado perfectamente a la tradiciones de nuestro arte, al lugar de su emplazamiento y al destino del conjunto de que forma parte”.

¿Te ha gustado este post? ¿Conocías la historia de esta iglesia y su arquitecto? Es un ejemplo peculiar de neomudéjar toledano que tanto éxito tuvo en Madrid.

 


Bibliografía y Recursos electrónicos

  • GONZÁLEZ  AMEZQUETA, Adolfo., “La arquitectura neomudéjar madrileña de los siglos XIX-XX”, Arquitectura, año 11, nº 125, mayo 1969, 1-74.
  • MEDIALDEA VEIGA, Sara., 500 ideas para descubrir Madrid. Madrid, Ediciones La Librería, 2015.
  • Iglesia de Santa Cristina (Madrid). COAM 

One thought on “IGLESIAS DE MADRID (VI): Santa Cristina, un ejemplo de diseño y virtuosismo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s