PARQUES Y JARDINES DE MADRID (III): Dalieda de San Francisco, Jardín del Príncipe de Anglona y el Huerto de las Monjas

El-botánico

La ciudad de Madrid brinda al paseante numerosas zonas verdes para disfrutar: desde el parque del barrio hasta los más conocidos como el Jardín Botánico, la Casa de Campo, el Retiro, los jardines del Templo de Debod, el Campo del Moro…

Pero la ciudad alberga, además, otros espacios ajardinados espectaculares por su valores arquitectónicos, históricos o medioambientales que esconden muchos secretos y que aún están por descubrir. Estos espacios verdes más pequeños, y -en algunos casos- menos accesibles tienen un encanto para quienes los visita, incluso quizás ni siquiera hayas oído hablar de ellos. Hablamos de una rosaleda apenas conocida, un reducido oasis en pleno centro o un rincón escondido en un museo donde tomar un café o un refrigerio rodeado de una exuberante belleza vegetal y natural. Ese sería el caso de la Dalieda de San Francisco, del jardín del Príncipe de Anglona o el Huerto de las Monjas, entre otros muchos.

Con esta entrada iniciamos un recorrido por varios de estos jardines que se encuentran tanto en pleno casco urbano, o en su entorno, así como en el extrarradio madrileño.

Dalieda de San Francisco

Este jardín, inaugurado en 2007, es relativamente nuevo y, por lo tanto, desconocido. Se encuentra situado justo al lado de la Basílica de San Francisco el Grande. Se trata de un espacio temático dedicado al cultivo y exhibición de dalias, en el solar donde estuvo el antiguo convento de San Francisco, demolido a mediados del siglo XX por encontrarse en ruinas.

Situado a distinta altura, consta de una serie de parterres  que contienen más de 50 variedades de dalias. El espacio entre los parterres forma unos pasillos para pasear y contemplar en detalle las flores. Está abierto todo el año, aunque resulta más vistoso en junio y en septiembre, cuando las dalias están en su máximo esplendor. Pero no todo son dalias, también le acompañan jóvenes magnolios, rosales y tilos encerrados en un vallado de granito y forja.

dalias-en-el-parque-dalieda-de-san-francisco-madrid-minikm35-a6f1b5
Dalias del jardín. Foto: fotocommunity

Sin embargo, las flores no son los únicos reclamos de este lugar, igualmente interesante es el conjunto escultórico que encontramos en su parte superior, en honor a san Isidro Labrador. Realizado por Santiago Costa, en su día estuvo ubicado en el parque del Oeste.

escultura-junto-al-mirador
Grupo escultórico en honor a San Isidro Labrador. Foto: tripadvisor

Otra de sus bazas son las vistas que desde este espacio podemos contemplar sobre el parque de la Cornisa y la pradera de San Isidro. Dominando las alturas del Madrid de los Austrias, la Dalieda goza de un especial interés que convierte la visita a sus jardines en una experiencia única, una excursión que nunca decepciona.

El Jardín del Príncipe de Anglona

Ubicado en la plaza de la Paja, en pleno barrio del Madrid de los Austrias, es uno de esos rincones escondidos y desconocidos para la gran mayoría de los madrileños. Se encuentra pegado al Palacio de Anglona, siendo una de las pocas muestras de jardines nobiliarios del siglo XVIII que se conservan en la capital. Pertenece al Ayuntamiento de Madrid.

Vista general del jardín. Foto: madridfotoafoto

Este vergel está asentado sobre un terraplén artificial salvando un fuerte desnivel entre la calle Segovia y la calle Príncipe de Anglona lo que le confiere la característica de jardín colgante.

Muro de cierre del jardín. Foto: Viendo Madrid

Originalmente este recinto neoclásico, con elementos de tradición española de jardín andaluz, posee una ordenación en perspectiva apoyada en la vegetación y el agua, elementos autónomos dentro del conjunto.

Jardin duque Anglona_4

Tiene una superficie aproximada de unos 500 m2 y una fuerte geometría en su trazado, con dos caminos de ladrillos formando dibujos y bordillo de granito que se cruzan perpendicularmente dando lugar a cuatro cuadrantes potenciados por el dibujo de los setos interiores de boj.

Una fuente de granito focaliza el espacio, junto a dos pérgolas tapizadas de rosales y un cenador como elementos singulares del mismo. Completan el recorrido sus caminos laterales y una glorieta semicircular.

Alrededor del muro de cerramiento una sucesión de pilastras unidas entre si por celosías se cubren con plantas trepadoras recogiendo el Jardín.

Los árboles del jardín configuran un conjunto de gran colorido y frondosidad con acacias, plátanos, granados, kaki, almendros, higueras y una masa de ailantos generando una sombra espesa y recreando en su interior un entorno romántico.

Vistas del jardín y palacio. Foto: tripadvisor

Huerto de las Monjas

Caminando por la calle Sacramento, llegamos al número 7, donde nos encontramos con un bloque de viviendas y una escalera que baja. Siguiendo un camino que atraviesa los porches de dichos edificios, nos encontramos con un pequeño jardín, cerrado hasta los años 70 y ahora abierto al público. Es curioso como en ningún momento sospechamos que uno está en el centro de la ciudad, tal es la calma que se respira.

1024px-Madrid_Huerto_de_las_monjas-view
Vista general del jardín. Foto: esmadrid.com

Este desconocido vergel recibe ese nombre por hallarse en el lugar donde estuvo el patio del Convento, que se encontraba junto a la actual iglesia del Sacramento, conocida como la Catedral Castrense, en la calle del mismo nombre y en el que las monjas mantenían su huerto.

El convento fue fundado en 1615 por Cristóbal Gómez de Sandoval, primer duque de Uceda y valido de Felipe III, muy cerca de su propio palacio en la calle Mayor, el Palacio del Duque de Uceda o Palacio de los Consejos. El convento y su iglesia fueron destruidos en la Guerra Civil. Se reconstruyó en los años 40 y allí siguieron una comunidad de monjas cistercienses hasta su demolición en 1976.

jardinmonjas1
Vista del jardín. Foto: Arte en Madrid

No obstante, se optó por mantener un retazo de su primitiva construcción, dejando este jardín. Ahora ya no salen hortalizas de la tierra, en su lugar podemos encontrar varios árboles frutales y un elemento decorativo que llama la atención, una fuente central. Fundida en París, la fuente de la Priora, como así se llama, cuenta con un pilón de ladrillo revestido de azulejos. Entorno a él, cuatro amorcillos de bronce juegan con el agua y alegran el jardín, regocijándose bajo el chorro de agua que los baña.

jardinmonjas3
Fuente del jardín. Foto: Arte en Madrid

El resto es un cruce de caminos entre árboles y un jardín de arbustos, desde una de cuyas esquinas podemos apreciar las cubiertas de algunos templos próximos. La conservación de este recóndito espacio depende del Ayuntamiento de Madrid, un espacio agradable y tranquilo. Un bello recuerdo del Siglo de Oro de lo que, en su día, fue aquel Convento.

¿Te ha gustado esta nueva entrada? ¿Conoces estos jardines? Te invito a que realices un paseo, solo o en compañía, por este entorno urbano madrileño.

 


Bibliografía 

  • GARCÍA DEL MORAL ESCOBEDO, Manuel., Paseos secretos de Madrid. Madrid, Ediciones La Librería, 2015.
  • MEDIALDEA VEIGA, Sara., 500 ideas para descubrir Madrid. Madrid, Ediciones La Librería, 2015.
  • SENDARRUBIA LÓPEZ, José María., Descubre los parques de Madrid. Guía para conocer la cara más amable de la ciudad. Madrid, Ediciones La Librería, 2016.

2 thoughts on “PARQUES Y JARDINES DE MADRID (III): Dalieda de San Francisco, Jardín del Príncipe de Anglona y el Huerto de las Monjas

  1. La dalieda de San Francisco parece que dejo de ser tal, pues las Dalias que deberian estar en todo su esplendor ahora a primeros de octubre,como lo estan en el Jardin Botanico, no se ven, solo hay rosas.

    Me gusta

    1. Pues es una pena. Yo fui hace un tiempo a visitar el parque y además de dalias habían rosales y otras flores. Gracias por tu comentario. Voy a incluirlo para que todos lo tengamos en cuenta. Un saludo

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.