PARQUES Y JARDINES DE MADRID (II): La Rosaleda del Retiro

la-rosaleda-del-retiro-01

Hoy nos encontramos en un lugar emblemático para todos los madrileños. Estamos en la Rosaleda del Retiro. De las tres rosaledas públicas de las que dispone Madrid (La del Parque del Oeste, la del Jardín Botánico y la del Parque del Retiro) ésta es sin duda, por su ubicación y accesibilidad, la más visitada por los madrileños y seguramente también la más retratada.

La Rosaleda se encuentra en la  parte sur del Parque del Retiro, al final del paseo de coches y muy cerca de la estatua del Ángel Caído. A fines del siglo XIX, este sitio lo ocupaba un estanque artificial, donde los madrileños iban a patinar cuando se helaba en invierno, cosa no obstante que ocurría menos veces de las deseadas, pues al estar en una zona despejada del parque el hielo duraba poco. Fue por ello que, en 1876, se decidió trasladar el área de patinaje a una zona más sombría del denominado Campo Grande, situado entre el Estanque del parque y la Rosaleda, creando allí una ría circular con una pequeña isla central a la que se podía acceder por puentes. El lugar permanece actualmente y, aunque no se usa para patinar, constituye uno de los rincones con encanto del Retiro.

Sobre este espacio del antiguo estanque de patinar se instaló en 1883 un invernadero que José de Salamanca y Mayol, marqués de Salamanca, cedió al Ayuntamiento y que hasta ese momento estaba situado en el jardín de su palacio, en el Paseo de Recoletos.

Invernadero
Estufa del  marqués de Salamanca. Foto: Blog El Retiro y yo

El invernadero, de los de tipo estufa, había sido construido en Londres y fue de las primeras construcciones en las que se empleó el hierro y cristal en los palacios del eje noble de Madrid. Era de forma rectangular cubierta con una bóveda de cañón, donde se cultivaban gran variedad de especies exóticas de plantas, muchas de ellas procedentes del jardín de su palacio. Este invernadero permaneció en la Rosaleda hasta 1930,  pero años atrás, en 1915, el alcalde de Madrid, que por aquel entonces era Carlos Prats, había encargado al recientemente nombrado Jardinero Mayor Cecilio Rodríguez el diseño en aquel lugar de una Rosaleda al estilo de las existentes en otras capitales europeas, encargo para el que Cecilio viajó a Francia a fin de buscar inspiración. El modelo de rosaleda elegido fue el de Bagatelle, en los jardines del Bosque de Bolonia de París, trayéndose además de aquel viaje 12.000 rosales de más de 350 especies diferentes.

Panorámica de La Rosaleda. Foto: El Retiro y yo

La Rosaleda, diseñada sobre una base elíptica, se encuentra limitada por setos recortados de ciprés, en la que podemos contemplar una gran variedad de rosas traídas desde los más famosos jardines de Europa. Sin embargo, durante la Guerra Civil, tanto el jardín como el invernadero fueron totalmente destruidos. El primero hubo que restaurarlo de manera profunda. A comienzos de la década de los 40, concretamente en 1941 se plantaron 4.000 rosales, además de dotar al recinto con varios elementos ornamentales como fuentes, un estanque y bancos de piedra. En cuanto al invernadero tuvo que ser desmontado del todo.

Actualmente, el jardín tiene una superficie aproximada de 0.8 hectáreas. La distribución interior de caminos y parterres presenta una clara simetría propia de los jardines franceses.

RosaledaRetiroPlano

Pese a haber sido remodelado varias veces, mantiene -hoy en día- el diseño original. Cuenta con cuatro puntos de acceso. Si entramos por su lado norte, nada más entrar nos encontramos con la Fuente del Amorcillo o de Cupido que forma pareja con la que se sitúa en el otro extremo del jardín. Ambos proceden del Palacio del Marqués de Salamanca, donde se conserva aún una tercera que forma también parte del conjunto. Construido el edificio por Narciso Pascual y Colomer, entre los años 1845 y 1858, las fuentes pudieron haber sido realizadas por el propio arquitecto, siendo trasladadas a La Rosaleda cuando, en 1915, Cecilio Rodríguez diseñó este jardín.

La fuente es de planta circular, de unos 3,40 metros de diámetro y 0,60 metros de alto. En el centro se yergue el pedestal, un pilar decorado y dividido en dos cuerpos, disponiéndose alrededor cuatro mascarones que sirven de surtidor por donde mana el agua; sobre ese pilar se sitúa una taza semiesférica con forma de venera, en cuyo centro nos encontramos con la figura de cupido sentado sobre una roca y que lleva en sus manos una guirnalda.

Seguido a ella, se encuentra el Estanque central. Después de la Guerra Civil este espacio quedó completamente destruido, siendo el actual de los años 40 del siglo pasado, precisamente donde se encontraba el antiguo invernadero que había cedido el Marqués de Salamanca -ya comentado-, cuyo basamento serviría de base para el nuevo elemento del jardín.

Estanque de La Rosaleda. Foto: Blog El Retiro y yo

El estanque tiene planta en forma de cruz, delimitado por losas de granito y con un hueco relleno de tierra para plantar rosales así como por setos de boj recortados, disponiéndose en el centro un surtidor de pequeñas dimensiones.

Finalmente, ya en el extremo sur, se sitúa la Fuente del Fauno que hace pareja con la primera.

Rosaleda-del-Retiro-6
Fuente del Fauno. Foto: Blog Mirador Madrid

El pilón, de medidas similares a la anterior, es circular y,  al igual que la anterior,  se alza un podium cuadrangular en cuyo pie hay cuatro delfines de mármol que hacen de surtidores. Entre ellos y la taza superior figuran unos drapeados que aloja veneras, mientras que en la parte inferior hay unos mascarones con cara de león. Sobre este grupo descansa la taza tetralobulada, que vierte agua en las esquinas, y en su centro se yergue la figura de un fauno sentado sobre una roca.

¿Has visitado alguna vez este jardín? ¿Conoces su historia? ¡Merece la pena darse un paseo por allí! Si estás interesado en ir a verlo o quieres visitar otros de Madrid, pincha aquí.  


Bibliografía y Recursos electrónicos

  • ARIZA MUÑOZ, Carmen., “Los jardines del Buen Retiro en el siglo XIX”, Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XVI, 1979, 327-378.
  • HERNÁNDEZ GARCÍA, César., El Retiro para todos. Madrid, Visión Libros, 2013.
  • MARTÍNEZ CARBAJO, Agustín F. y GARCÍA GUTIÉRREZ, Pedro F., Fuentes de Madrid. Arte e Historia. Madrid, Ediciones La Librería, 2009, 119-122.
  • SIMÓN PALMER, María del Carmen., El Retiro, Parque de Madrid. Madrid,  Ediciones La Librería, 1991.
  • COAM. Arquitectura de Madrid
  • Patrimonio Histórico de Madrid