Parques y Jardines de Madrid: Quinta de la Fuente del Berro

En Madrid, contamos con numerosos parques y jardines que son parte del entorno natural y cultural de los madrileños acostumbrados a visitarlos, así como de los que viven fuera de nuestra comunidad o fuera de nuestro país y que vienen a conocerlos. Sin embargo, hay algunos que a pesar de encontrase en zonas plenamente asentadas en nuestra ciudad, sin embargo son muy desconocidos. Este sería el caso del parque de la Quinta de la Fuente del Berro.

fuente-circular

La historia del parque debemos situarla a comienzos del siglo XVII, cuando D. Bernardino Fernández de Velasco, VI duque de Frías, compra unas tierras para constituir la llamada Quinta de Miraflores (también conocida como Quinta de Frías o Huerta del Condestable), que se componía de una casa, huerta, jardines, palomares, viñas, árboles frutales, estanques y cuatro fuentes adyacentes, además de la Fuente del Berro situada extramuros de dicha posesión. Será en 1630 cuando decide traspasar la posesión al rey Felipe IV, con el fin de alojar a una comunidad de monjes benedictinos procedentes del monasterio catalán de Montserrat, del que habían sido expulsados. Pero los religiosos estuvieron en ella durante muy poco tiempo, poco más de dos años, desde 1641 a 1644. Luego volvió a la corona, cuando los monjes se trasladaron a su convento nuevo de la calle Ancha de San Bernardo.

El enclave de la Quinta era especialmente importante por su riqueza acuífera, razón por la que se erigieron en ella diversos estanques (de los que hoy perduran aún dos), así como varias fuentes, entre las que encontramos la Fuente del Berro, muy querida y casi venerada por la calidad de sus aguas. En aquella época de esplendor de esta finca madrileña, la Fuente no sólo sirvió para regar sus grandes parcelas, sino también para abastecer de líquido elemento a la población de la zona, así como a la Casa Real.

cp2_000600-30

En 1686 la reina mandaba que la totalidad del agua que “se sirviese para su real persona fuese de la Fuente del Berro”, disponiendo para ello de un aguador y un ayudante que “la recogerían y trasladarían a palacio con una mula de silla”. Es por ello que la Fuente, que abastecía a los vecinos madrileños, se estableció allende los límites de la Quinta, cuyos terrenos serían privados hasta bien entrado el siglo XX.

Fue Carlos III quien ordenó construir un mejor emplazamiento para la Fuente, pasando entonces a denominarse “Fuente del Rey”. Unos cuidados que permitieron que este lugar se conservara en buenas condiciones hasta el siglo XIX.

En 1703, la propiedad fue adquirida por Doña María Rimiño Vázquez de Coronado, quien se encarga de mejorar la posesión con obras hidráulicas y movimiento de tierras, para el uso de la posesión como huertas. En 1800, la Quinta y sus terrenos pasará a manos de D. Martín Estenoz (miembro del Gabinete del rey) quien se apropia de las tierras aledañas a la Fuente del Berro y emprende la construcción de la tapia de la finca. Mientras tanto, la fuente seguía siendo objeto de mantenimiento y propiedad del Real Patrimonio.

A partir de estos momentos, el agua de la Fuente del Berro comienza a crear fricciones y seguirá siendo disputada por distintos propietarios hasta 1900. La denominación de la posesión es significativa: “Campos Elíseos”, entendido como un auténtico lugar de esparcimiento, y que albergaba lo que, en esos momentos, era un parque de atracciones, donde podían encontrarse un carrusel de caballitos, un velódromo, explanadas en la que practicar tiro al blanco, estanques, cascadas, lugares en los que se llevaban a cabo conciertos y bailes, e incluso un mirador y un restaurante de lujo que se instaló en el palacete existente. No obstante, el esplendor del parque duraría poco, tan solo dos años.

campos eliseos de madrid.

Será en 1932, cuando el Consejo de Administración del Patrimonio de la República termina con el largo privilegio de la Casa Real sobre el uso y disfrute de la Fuente, y cede su posesión al Ayuntamiento. Fueron momentos de auge para la Fuente del Berro y su entorno (propiedad, por entonces, del matrimonio holandés Von Eeghen), que fue testigo de fiestas y encuentros varios en los que la más alta sociedad (incluso la realeza y la más egregia aristocracia) se daba cita. Finalmente, es en 1948 cuando, tras una larga historia de altibajos y de cambios de manos, el parque es adquirido de manera definitiva por el Ayuntamiento de Madrid, siendo alcalde el conde de Mayalde, si bien ya había sido declarado “jardín histórico-artístico” en 1941.

Desde entonces se comenzará a acondicionar todo el jardín y a restaurar el palacete -de inspiración renacentista- existente aún, con el fin de albergar el Instituto y Museo Municipal, en la actualidad Centro Cultural, en cuyo entorno viven en libertad ardillas y pavos reales.

Hoy en dia, la Fuente del Berro pasa muy desapercibida para el caminante que accede a la Quinta de nombre homónimo. Además del atractivo natural que de por sí conserva el entorno –repleto de frondosos y antiquísimos árboles y senderos, siempre acompañado de paseantes–, la Quinta comunica con el alargado parque Sancho Dávila, que permite un fácil acceso a los vecinos de los barrio de La Elipa y de La Concepción, situados “al otro lado” de la M-30. Este parque presenta, en contraste con la parte alta de la Quinta de la Fuente del Berro, un importante desnivel, que aporta al entorno un singular paisaje desde el que puede divisarse la concurrida autopista madrileña, el edificio Torrespaña (más conocido como El Pirulí) e incluso la plaza de toros de Las Ventas.

FuenteBerroPlano_Página_1_Imagen_0001 - copia

Otros elementos destacados del mismo son el monumento a Gustavo Adolfo Bécquer, la estatua dedicada al escritor ruso Pushkin, así como la del violinista Enrique de Iniesta, además de una fuente con un gran jarrón de piedra junto a la entrada, una cascada y un par de pequeños estanques, además del palacete.

Para terminar, incluimos un vídeo -con fotografías del parque-, publicado por José Luis en YouTube.

¿TE HAN GUSTADO EL PARQUE? ¿LO HAS VISITADO ALGUNA VEZ? REALMENTE ES INTERESANTE Y SORPRENDE LO DESCONOCIDO QUÉ ES.

SI QUIERES HACER UNA VISITA GUIADA PARA CONOCER ESTE PARQUE ASÍ COMO VISITAR OTROS QUE SEAN DE TU INTERÉS, PINCHA AQUÍ


Bibliografia y enlaces externos: 

  • GONZÁLEZ SERRANO, Carlos Javier., “La Fuente del Berro y sus alrededores: un rincón desconocido de Madrid”, Madrid Histórico, nº 55, enero-febrero 2015, 60-65.
  • MARTÍNEZ CARBAJO, Agustín F. y GARCÍA GUTIÉRREZ, Pedro F., Fuentes de Madrid. Arte e historia. Madrid, Ediciones La Librería, 2009, 317-320.
  • SOUTO ALCÁZAR, Ángela., Fuente del Berro. Madrid, Fundación Caja Madrid, 2001.
  • Ayuntamiento de Madrid. Quinta de la Fuente del Berro
  • Monumentamadrid – Parque Fuente del Berro

2 respuestas a “Parques y Jardines de Madrid: Quinta de la Fuente del Berro

    1. Hola Montse,

      Por supuesto. Voy a organizar varias visitas guiadas a éste y otros parques de Madrid (algunos muy desconocidos por el público), y estoy segura que tanto tú como todos los que se animen a conocerlo van a disfrutar mucho.

      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.