Las alegorías de GOYA en el Palacio madrileño de Godoy

La historia del Palacio madrileño de Godoy se inicia durante el reinado de Carlos III, cuando el rey ordena la compra de unos terrenos para la construcción de la residencia de su Secretario de Estado, el marqués de Grimaldi, cuyo edificio iba a construirse junto al Palacio Real. El lugar elegido fue un solar situado junto al convento de doña María de Aragón, hoy Palacio del Senado.

El arquitecto encargado del proyecto sería Francisco Sabatini. La construcción del palacio se inició en 1775, concluyendo en 1782.

Francesco_Sabatini_hacia_1790

Aunque esta residencia fue pensada para que viviera el citado marqués, sin embargo no llegaría a habitarla nunca, ocupando el puesto su sucesor, el conde de Floridablanca.

Los años de mayor esplendor para el palacio llegaron tras el ascenso al poder de Manuel Godoy, un joven extremeño quien, como Guardia de Corps, había pertenecido a la custodia personal del rey Carlos IV y María Luisa de Parma cuando eran Príncipes de Asturias, convirtiéndolo desde el primer momento en su hombre de confianza, al que nombraron Ministro de Estado en 1792, tras el breve gobierno del conde de Aranda.

Era tal la influencia que Godoy ejercía sobre los reyes que no sólo ocupó el palacio de los Secretarios de Estado sino que se apropió de él, tras conseguir que Carlos IV se lo permutara por unas viviendas que poseía junto a la iglesia de San Marcos, muy cerca de lo que hoy es la Plaza de España.

godoy

El palacio pasó a ser propiedad personal de Godoy, haciéndose cargo de las obras el arquitecto Juan Antonio Cuervo quien amplió el palacio, duplicando la superficie, tras comprar Godoy algunas casas colindantes y la huerta del convento de María de Aragón.

Queriendo que la residencia estuviese a su altura, no escatimó en gastos. Godoy, que poseía un importante patrimonio artístico, atesoró una importante colección de objetos de arte compuesta por frescos, telas pintadas, mármoles, esculturas y pinturas de artistas muy reconocidos. Los techos de las estancias se decoraron siguiendo el gusto de la época; así nos encontramos con representaciones de culturas como la etrusca, pompeyana y la china.

En 1800 Jean Demosthène Dugourc fue el encargado de la decoración de sus salones y el diseño de la escalera principal de acceso al palacio, que parte de un suntuoso vestíbulo, trazada situando los escalones laterales en continuidad con el muro estructural, con lo que se consigue agrandar visualmente un espacio de reducidas dimensiones. Algunos investigadores la han definido como una obra de gran teatralidad barroca y como una variante de escalera imperial en la que se hallaba un valioso friso en altorrelieve que se llevaron al Museo Naval.

Con la presencia de las tropas napoleónicas en Madrid, el año 1808, el palacio pasó a ser la residencia del general francés Joaquín Murat, durante las jornadas previas al levantamiento popular del Dos de Mayo.

Tras la Guerra de Independencia y con Godoy ya instalado en una nueva residencia (palacio de Buenavista), este palacio pasó a convirtiéndose en sede de varios ministerios, Biblioteca Real y Museo Naval. En la década de 1940 se reformó para convertirlo en Museo del Pueblo Español tras perder la amplia crujía que daba a la calle Bailén al ser ésta ampliada. En la actualidad es la sede del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales.

Aunque no se conserva alguna planta del edificio, el estudio hay que realizarlo sobre la planimetría histórica de Madrid. Dos aspectos llaman la atención: el desorden compositivo y la preeminencia que se ha otorgado a la comentada escalera.

Plano Ibero - copia

En planta baja se situaban las habitaciones de servicio, así como el Gabinete de Historia Natural con estanterías repletas de objetos extraños y curiosos. Muchos de ellos eran marinos: cajas con “conchas y otras producciones raras del mar”, cuadros de paisajes marinos en relieve, etc. También había una colección de minerales y jaspes, así como numerosos animales disecados. La Biblioteca contaba con una valiosa estantería de nogal con dorados. Parte de ella se encuentra ahora en la Biblioteca Nacional y el Museo Arqueológico.

Otras piezas que con seguridad se hallaban en esta planta eran el Archivo Secreto la habitación de verano de la Condesa de Chinchón, María Teresa de Borbón, primera esposa de Godoy. Desde este piso existían también comunicaciones con las dependencias anejas del edificio. Así, se citan las puertas al jardín y al cuartel. Por último, en el piso entresuelo del Palacio contaba con tres habitaciones.

Por su parte, el piso principal contaba con veintinueve estancias, entre las que se encontraban dos oratorios, la “habitación de la Señora” así como salón de columnas y las habitaciones de Godoy, con ventanas a la calle Bailén.

Respecto a la colección de pinturas que asesoró Godoy, en este palacio, sabemos que contó con importantes obras de Francisco de Goya, como las Majas, y la Venus del Espejo de Velázquez. También hay documentados otros pintores como Mariano Maella, Juan de Mata Gálvez, Jacinto Gómez Pastor y Zacarías González Velázquez, entre otros.

En uno de los salones, el conocido como Salón Rojo o de los Escudos, se encontraban cuatro tondos realizados en óleo sobre lienzo, que fueron pintados por Goya en los que se representaban alegorías como el Comercio, la Agricultura, Industria y la Ciencia. De los cuatro, uno se perdió (el de la Ciencia) y los tres restantes fueron trasladados al Museo del Prado, en 1932 como depósito del Ministerio de Marina. En ninguno de ellos es posible precisar la fecha de su ejecución, ya que no se conserva documentación que nos permita conocer la fecha exacta. Todos ellos expresaban los ideales de la Ilustración.

10.PalaciodeGodoy

En el tondo de la alegoría del Comercio, Goya la representó bajo la figura de mercaderes orientales, revisando las cuentas en el interior de una tienda. Al fondo, dos mujeres leen un libro. En primer plano, la representación de la cigüeña es considerada como el elemento simbólico del comercio, y simboliza la confianza y la lealtad en las relaciones comerciales.

fcc6ddff-7c21-4926-9d91-abdf48a5cb87

Al igual que el tondo anterior, la alegoría de la Agricultura formó también parte de la decoración que encargó Godoy a Goya. En esta ocasión, el pintor utilizó la iconografía tradicional de la Agricultura, representada por la diosa clásica Ceres coronada de espinas, como símbolo de fecundidad. Ésta se encuentra sentada en un paisaje y a sus pies encontramos dos azadones y una guadaña, como útiles específicos de los campesinos. Sostiene en la mano izquierda un racimo de uvas y unas espigas, y en la derecha una granada, mientras un campesino arrodillado le ofrece una cesta de flores y frutas, bajo los signos zodiacales de Leo, Libra y Escorpio, que aparecen en el cielo, correspondientes a los meses más ricos de las cosechas, el verano y el otoño.

78c3bd8b-0311-496b-9e50-3ee168a384d0

Para el tondo de la Industria, Goya se inspiró en Las Hilanderas de Velázquez, para representar su alegoría de la moderna industria que comenzaba a desarrollarse en España durante el siglo XVIII, utilizando la figura femenina siguiendo la tradición de representar las alegorías en el mundo clásico. Dos jóvenes hilan en grandes ruecas y otras, al fondo, sugieren el número de las que trabajan en este amplio espacio iluminado por grandes ventanales, que simbolizan la luz del progreso.

3689b3dd-9d55-48b0-9e2c-2cf2e4aa85bc

 


BIBLIOGRAFÍA

  • BLASCO CASTIÑEYRA, Selina., El Palacio de Godoy. Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1996.
  • GUERRA DE LA VEGA, Ramón., Palacios de Madrid. 2 vols., Madrid, 2010 (Vol. I, 202-207).
  • ROSE-de VIEJO, Isadora., “Las alegorías de Goya para el palacio madrileño de Godoy”, Goya, Madrid, Fundación Amigos del Museo del Prado y Barcelona, Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2002, 99-118.

*Nota: Las fotografías están tomadas del libro de BLASCO CASTIÑEYRA, de la página  web del Museo del Prado y del Blog Un sereno transitando la ciudad, así como del propio autor coincidiendo con el programa de visitas guiadas de ¡Bienvenidos a Palacio! el pasado mes de mayo.

3 thoughts on “Las alegorías de GOYA en el Palacio madrileño de Godoy

  1. Gracias por la nota pero no publicas mis comentarios y eso me parece muy mal. La visita al Palacio la hice hace un par de años, nada que ver con el mes de mayo. El artículo es de hace tiempo y salió publicado en papel. Siempre puedes usar mis fotos citando, no es problema pero no te puedo tener en cuenta ni enlazar después de hacerme la misma historia dos veces.

    Me gusta

      1. Agradezco tus disculpas. Puedes usar las fotos, bien lo sabes, tan solo se te pide que lo hagas correctamente como hacemos todos. Lo que me sienta peor de todo son los modos, que lo hicieses una vez, que no me dijeses nada (yo ahí lo dejé pasar) y que repitas. No sé, no es muy ético la verdad.

        Es peor para ti, a mí me gusta enlazaros y compartir los contenidos interesantes, pero cuando me pasan estas cosas entenderás que no lo haga.

        Un saludo

        Me gusta

Los comentarios están cerrados.