Ventura Rodríguez y las Fuentes del Paseo del Prado

El agua, representada por las fuentes, es un elemento esencial e imprescindible en la historia de la humanidad. Una fuente es aquel aparato con el que se riega de agua a los jardines, casas, calles o plazas para emplearla en diferentes usos. Y como complemento, es asimismo el cuerpo de arquitectura hecho de fábrica, piedra, hierro, etc., que sirve para que el agua salga por uno o varios caños dispuestos en torno a él. Por tanto, las fuentes tienen un doble sentido: utilitario y ornamental.

Desde siempre, Madrid ha sido una villa rica en aguas, gozando de una distribución generosa, y de gran calidad, siendo -a la vez- muy preciada y merecedora de todos los elogios. De hecho, destaca por el uso y disfrute de sus fuentes.

Será en la novena década del siglo XVIII, coincidiendo con toda la serie de reformas urbanísticas correspondientes al reinado de Carlos III, cuando se produce un destacado auge constructivo de fuentes monumentales, junto a los arreglos y ornamentación del Paseo del Prado.

apolo5

Con ellas, si bien se buscaba un mejor abastecimiento de la Villa, el fin esencial que se busca será la ornamentación de la ciudad. Ello explica que su emplazamiento no se sitúe en el mismo casco urbano, y sobre todo en las plazas, como en el siglo XVII, sino en los paseos, en zonas de recreo. Precisamente de estos años datan las de Cibeles, Apolo, Neptuno y las Cuatro del Prado. 

Estas fuentes fueron llevadas a cabo siguiendo las trazas de arquitectos y maestros mayores de Fuentes de la Villa, y si bien algunos eran de procedencia italiana como  Juan Bautista Sachetti, o Francisco Sabatini, una gran parte de ellas fueron ideadas y diseñadas por dos artistas españoles como fueron Pedro de Ribera y Ventura Rodríguez, a cuyo cargo y sobre cuyos proyectos se hicieron todas las fuentes de valor artístico construidas en Madrid durante estos años.

rodriguez_ventura

Por otro lado, su ornamentación escultórica se realizaría totalmente en nuestro país, desapareciendo así la total dependencia que de Italia habíamos tenido en siglos anteriores. 

En cuanto a su estilo se aprecian una serie de innovaciones, una concepción nueva, un estilo más solemne y reposado, un gusto por seguir más de cerca los modelos clásicos, apareciendo el llamado estilo neoclásico. 

Precisamente, en el actual Paseo del Prado, se encuentra la Fuente de Cibeles, una de las más destacadas y populares de Madrid, trazada durante el reinado de Carlos III como parte de las obras de ordenación de este Paseo. El proyecto se basaba en creación de un espacio circoagonal limitado en los extremos por dos fuentes dedicadas a los dioses mitológicos Cibeles y Neptuno. En el centro se situaría además una fuente que estaría dedicada a Apolo. 

carlos-iii

Ventura Rodríguez se hizo cargo de las obras, y él mismo se encargó del diseño de las fuentes, incluida la Cibeles, cuyo proyecto fue presentado en marzo de 1776. Las obras dieron comienzo en 1780, encargándose de su realización los escultores Francisco Gutiérrez y Roberto Michel -principal escultor del conjunto de los leones que tiran del carro divino-. La ornamentación general fue llevada a cabo por Miguel Ximénez. 

Las obras finalizaron en 1792, situándose en un principio a la entrada del Paseo de Recoletos, mirando hacia Neptuno. Allí estuvo Cibeles hasta que en 1895, con motivo de la ordenación de la glorieta de Emilio Castelar, fue trasladada a su emplazamiento actual. 

La figura principal es la diosa Cibeles quien lleva en sus manos un cetro y una llave. Está sentada en un sillón, sobre un carro, que expulsa agua en la parte delantera por encima de los leones que tiran de dicho carro. El conjunto está montado sobre una roca y todo ello en un pilón. Aparecen esculpidas una rana y una culebra, que pasan desapercibidas. 

Trazada también en época de Carlos III, la Fuente de Apolo no se llegaría a terminar hasta el reinado de Carlos IV. Al igual que Cibeles, el diseño se debe a Ventura Rodríguez, si bien la realización final fue de Manuel Álvarez y posteriormente de Alfonso Bergaz, quien concluiría la obra en 1803. 

fuente_de_apolo-sol

La fuente consta de un cuerpo central con escalinata, tarjetones en sus cuatro frentes y en sus costados dos mascarones que arrojan agua sobre tres conchas superpuestas de diferentes tamaños. La cornisa descansa sobre cuatro estribos decorados con cuatro estatuas que representan las Estaciones del año. Sobre éstas surge un pedestal circular adornado con las armas de Madrid y que sostiene la estatua del dios Apolo. 

Asimismo, la fuente de Neptuno fue diseñada por el mismo arquitecto en el año 1782, y ejecutada entre 1780 y 1782 por Juan Pascual de Mena, quien la esculpió en mármol blanco. Consiste en un gran vaso a modo de pilón circular en cuyo centro se sitúa el dios Neptuno -representado con una culebra enroscada en la mano derecha y el tridente en la izquierda- sobre un carro formado por una concha tirada por dos caballos marinos. Alrededor del carro se disponen focas y delfines que arrojan agua.

Para terminar, nos queda por hablar de las Cuatro Fuentes también llamadas Las Fuentecillas. Dos se sitúan en la acera del Museo del Prado y las otras dos enfrentadas en la mediana peatonal del Paseo del Prado. Todas fueron realizadas en el último tercio del siglo XVIII siguiendo el diseño del mismo autor, Ventura Rodríguez. Los encargados de esculpir los bocetos del arquitecto fueron Roberto Michel, Francisco Gutiérrez, Alfonso Bergaz, Narciso Aldebó y José Rodríguez.

Se trata de cuatro fuentes de pequeñas dimensiones, con fractura muy parecida. Están construidas en piedra caliza. Cada una de ellas consta de un pilón circular, sobre el que se asienta una columna labrada, y rematada por una taza, en la que descansa la esculturas de un tritón niño o una nereida. Los surtidores de agua están situados en la boca de un delfín, al que se abraza la esculturas mencionadas según la fuente. 

En 1996, los grupos escultóricos originales fueron reemplazados por réplicas en resina, dado su mal estado de conservación. Actualmente se encuentran en el Museo de los Orígenes de Madrid

Precisamente, coincidiendo este año 2017, con el III centenario del nacimiento de Ventura Rodríguez, el Centro Cultural Conde Duque acoge una interesante muestra sobre este importante arquitecto titulada Ventura Rodríguez y Madrid en las colecciones municipales.

montaje-ventura-kqTE--620x349@abc

La exposición se articula en tres apartados temáticos: la primera sección está dedicada a obras de Ventura Rodríguez para la corona, instituciones y particulares; la segunda, a su labor como arquitecto y fontanero mayor de la Villa, y la parte final -y tema de nuestro trabajo-, al paseo del Prado, su trazado y sus fuentes, de Atocha a Cibeles.

¿TE HAN GUSTADO ESTA NUEVA ENTRADA? ¿HAS VISITADO ALGUNA VEZ LAS FUENTES?  SI QUIERES HACER UNA VISITA GUIADA PARA CONOCERLAS, ASÍ COMO VISITAR OTROS MONUMENTOS QUE SEAN DE TU INTERÉS, PINCHA AQUÍ


BIBLIOGRAFÍA:

  • DÍAZ Y DÍAZ, María del Sol., “Noticias sobre algunas fuentes monumentales del Madrid del siglo XVIII” en Villa de Madrid, nº 54, 1977, 47-58.
  • MARTÍNEZ CARBAJO, Agustín F. y GARCÍA GUTIÉRREZ, Pedro F., Fuentes de Madrid. Arte e historia. Madrid, Ediciones La Librería, 2009.

One response to “Ventura Rodríguez y las Fuentes del Paseo del Prado

Los comentarios están cerrados.